Un helicóptero en el patio de atrás

A diferencia de otras grandes capitales donde estas naves son la mejor forma de evitar secuestros y asaltos, la cultura aérea del helicóptero propio aumenta en Chile como una efectiva forma de evitar el taco de la tarde.

Según los representantes en Chile del grupo franco-germano-español Eurocopter, si uno mira al cielo, cinco de cada diez helicópteros a la vista han salido de sus hangares en el Aeródromo Tobalaba. Su presencia en el mercado ha aumentado a lo largo de nueve años en el país (y 20 en el mundo) ofreciendo este exclusivo producto que es cada vez más propio del paisaje.

Jennifer Hay, Communications Responsible de Eurocopter Chile, cuenta que entre quienes se decidieron por un helicóptero recientemente, la principal necesidad era la de optimizar el tiempo respecto al desplazamiento por tierra. También hay hombres de empresa que tienen un particular interés por movilizarse largas distancias hacia sitios con poca conectividad, como negocios agrestes en el ámbito petrolero o marítimo. “La categoría es la de personas en busca de una mayor flexibilidad a la hora de desplazarse, que valoran el tiempo y también la comodidad, pero que también exigen quedar a un paso de sus lugares de recreo”, explica.

El valor del helicóptero propio varía entre los US$ 2 millones y los US$ 25 millones, dependiendo de su performance, confort y capacidad. Están diseñados para trasladar holgadamente desde 5 a 27 pasajeros. Los modelos favoritos son el Ecureuil B3, el más vendido, cuyo valor alcanza los US$ 2.5 millones, por otro lado la línea Dauphin, utilizada también en naves de rescate, alcanza los US$ 12 millones en cada una de sus dos variedades y tiene capacidad para 8 personas. Otro de los todo terreno, es el EC120 Colibri, con capacidad de cinco plazas, silencioso y veloz, como su nombre indica.

Para quien sabe lo que quiere, adquirir un helicóptero no se diferencia de la compra de un auto de lujo: costo de mantención, seguridad y nivel de confort son las mismas claves. Y tal como un auto de lujo, un helicóptero de uso personal permite escoger el avanzado equipo de navegación, si se desea climatización por áreas de la nave o sólo aire acondicionado, asientos de cuero finísimo y maderas exclusivas para sus tableros. También diseños ergonómicos y a pedido de los clientes que siempre apuntan a cabinas más espaciosas. Una de las últimas tendencias es la tecnología que permite reducir hasta en un 50% el ruido de las aspas de la nave, tanto en ruido exterior como interior.
Pero simplemente, muchos se acercan en busca del deseo de apreciar la magnífica vista que ofrece un viaje de este tipo. Oportunidad invaluable que se disfruta sin necesidad de grandes pistas como requieren otras aeronaves, por ejemplo.
Actualmente se venden entre 10 y 15 helicópteros al año en Chile y la tendencia va al alza cada año. “Esto gracias a que cada vez es más fácil pilotear un helicóptero. Eso ha acercado a los clientes a dar el salto de comprar un helicóptero, también la existencia de un eficaz soporte técnico para la región y también el hecho de que esta compra es una inversión que mantiene su plusvalía”, dice Hay.
Ese antes y después en el transporte por aire, permite por ejemplo llegar desde un helipuerto en el centro de la ciudad a Farellones o La Parva en cinco minutos. Nada mal si se considera que a diferencia de otras capitales de la región donde el helicóptero privado es una solución para evitar secuestros y asaltos, la ventaja se repite a la hora de evitar el taco de la hora peak con elegancia.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.