Inicio Reportajes Moda & Estilo Mont Blanc: La elegancia de las lapiceras

Mont Blanc: La elegancia de las lapiceras

7 minuto leer
0
0
891
Montblanc-pen

Las finísimas lapiceras de origen alemán cumplen más de un siglo escribiendo momentos indelebles. Distribuidas en nuestro país por HBC, los modelos de plumas, bolígrafos y portaminas aún dan muestras de exquisitez en plena era del touch y el teclado.

Las más altas cimas de la escritura es la firma que sostiene Mont Blanc desde que en 1908 la casa europea de lapiceras y plumas creada por el papelero Claus-Johannes Voss, el banquero Alfred Nehemias y el ingeniero August Eberstein, lanzó su sencillo pero característico catálogo Simplo de oro de 14 kilates. Desde entonces mucha tinta ha corrido bajo el puente y la marca de la cumbre nevada de seis puntas acompaña las rúbricas más influyentes del mundo.
La tradición del manuscrito parece perderse en medio de la fiebre del touch y los teclados, pero para los coleccionistas de estas plumas que pueden llegar a costar 750 mil dólares, según la edición, el viejo estilo sigue invicto. Según los importadores de HBC, un 30% de los clientes son jóvenes que se fascinan por el diseño y solidez de la tinta. El resto es la generación mayor, amante de la caligrafía cuidada y quienes esperan sellar importantes momentos con una pluma fuente de estas.
Muchas de las piezas de excelencia ni siquiera llegarán a vitrinas de tiendas, sino que serán rematadas en salones privados atendiendo a colecciones de cinco o menos unidades en total. Ese es el caso de la Boheme Papillon Pen diseñada por Mont Blanc como una edición limitada de tres lápices que se inspiran en la belleza y simpleza de las mariposas. Labrada en oro blanco, amarillo y rosa son matizados por 1402 diamantes y 37 zafiros que esculpen una mariposa en su tapa.

El significado y la alegoría también son parte del diseño porque la reacción a la cultura popular e intelectual de Occidente da vida modelos dedicados a figuras como Alfred Hitchcock, Grace Kelly, Ingrid Bergman, el compositor Johannes Brahms o la estilográfica Greta Garbo, creada para celebrar el centenario de la actriz con un cuerpo negro como una femme fatale, capuchón color crema y una perla de Akoya en su clip.

Otras colecciones también están dedicadas a autores como William Faulkner, Thomas Mann, Virginia Wolf o George Bernard Shaw y suelen venir presentadas en un estuche en forma del libro del autor y un folleto delicadísimo que sirve como garantía.
La piedra angular del estilo Mont Blanc es la Meisterstück, que literalmente significa “obra maestra”. La más vendida de las lapiceras Mont Blanc era también la favorita de John Kennedy. Con sus 149 variedades han sido trabajadas a mano en oro de 18 kilates y llevan una punta de platino que convierte en metal precioso todo lo que escribe. Una inscripción interna lleva el cabalístico número 4810, que representa la altura del monte que da nombre al escudo de los fabricantes.
El catálogo más vistoso es tan amplio como exclusivo y va desde la clásica Starwalker de oro rojizo, pasando por otras ediciones como la Prince Rainier III lanzada para el cumpleaños 81 del monarca con 81 únicas plumas. La línea Donation formada por nombres de mecenas como Lorenzo de Medici, entrega parte de las recaudaciones para costear fundaciones culturales alrededor del mundo.
La sofisticación se sucede con el ingenio de los artesanos que las fabrican igual que hace un siglo atrás. En medio de la era de la reproductibilidad técnica y digital, el pulso de ventas sigue firme porque aún hay cosas que exigen tiempo y pulso. Entre ellas firmar con una pluma extraordinaria.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Luxury
Cargue Más En Moda & Estilo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

BVLGARI y nueva alianza con MasterCard y WISeKey

  En Baselworld, Bulgari, MasterCard y WISeKey anunciaron que la capacidad de pagos s…